lunes, 4 de abril de 2016

Pansexual… ¿Y eso con qué se come?

ACTUALIDAD
Pansexual… ¿Y eso con qué se come?
De corrientes de pensamiento, a condición psicológica


Etiquetas, etiquetas y más etiquetas. Desde que el hombre pronunció la primera palabra, quiso ponerle un sustantivo a todo. Tal vez allí radica el problema. ¿Te imaginas un mundo en el que el hombre sólo se preocupe por ser, por existir? La verdad es que muchos fundamentalistas son los que está dañando la forma en que vemos la vida, y esto es algo que viene de muchos siglos de siglos, en siglos… amén. Ahora bien, ¿te imaginas que en lugar de concentrar tu energía viendo como clasificar las cosas, sólo tengas que entender su esencia? El amor no es la comprensión entre dos seres que se pueden amar indistintamente de qué son o cómo son.

Pongámoslo así,  el hombre nace, aprende a vivir, encuentra una función en su vida… un propósito, y luego de lograrlo, muere. En el proceso hará conexiones que marcaran su vida y la de otros. Pero algunos sólo es necesario el amor, aquel que se consigue con un individuo con el que siente una genuina atracción. Un sentimiento que para algunos podría incluso resultar indistinto al sexo o el género. Aquí es donde entra el nombre de: Pansexualidad, un neologismo que proviene del prefijo griego pan-, que significa "todo". Este término se refiere a las personas que se sienten atraídas por cualquier persona indistintamente de si es hombre, mujer, transgénero, hétero, gay o hermafrodita.
La verdad es que este término viene repitiéndose cada vez más, si no te lo parece, tal vez podría ayudarte a recordar que Samantha, personaje de Sex and the City, propone la pansexualidad como “la sexualidad del nuevo milenio“, haciendo referencia a que ella misma puede serlo.


Procesando el cambio
Las etiquetas hoy en día forman parte fundamental para la sociedad, etiquetas para denominar religiones, corrientes de pensamientos, y lo más notorio: sexualidad. La verdad es que la Pansexualidad, más que una condición es una corriente de pensamiento. Bueno, yo lo veo así, porque más allá de que de que sea un instinto natural o no, el deseo sexual; el sentimiento es algo más consiente que mecánico en el humano. Entonces, una persona que asegura que puede amar más allá del sexo o género del otro, identificando su esencia, realmente está hablando de una fuerza mayor, amor.

La verdad es que negar quién eres y cómo eres es algo muy difícil para cualquier individuo, por ello en este nuevo milenio, lleno de análisis y de investigación, la aceptación de los cambios que la sociedad está teniendo, viene produciendo una permutación para que cada ser pueda vivir en paz con lo que lleva dentro de su ser.

Viéndolo en perspectiva, si eres hombre o mujer, gay o heterosexual, transgénero o hermafrodita, lo importante es que eres un ser humano, que piensa y existe, pero que sobre todo: siente.


Conceptualizando
El mundo está plagado de orientaciones sexuales que siguen siendo tabú, y esto es en el mejor de los casos. Sin embargo, el hecho de que en muchas culturas empiece a reconocerse la libertad de los individuos para sentirse atraídos por quien quieran, no significa que todas estas orientaciones que están saliendo a la luz por igual reciban la misma atención. Para darse cuenta de ello, basta con ver cuánta gente está familiarizada con el concepto de pansexualidad.

Tal vez esto se deba a que es un término que no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE). Pero para que quede bien en claro, el concepto, de todas formas, se emplea para calificar a la persona que se siente atraída sexualmente por otros individuos más allá de su género. Esto quiere decir que un sujeto pansexual puede entablar relaciones románticas con mujeres, hombres, transexuales, intersexuales o hermafroditas, etc.

La legisladora estadounidense Mary González, representante del estado de Texas, es una de las pocas personalidades públicas que se autodefinen como pansexuales. De acuerdo a esta mujer, la clasificación binaria hombre/mujer no le resulta importante ya que la identidad de género no es aquello que “define” su atracción por otro ser humano, según comentó en declaraciones publicadas por Huffington Post.


Una persona Pansexual
Empecemos por lo fácil: partir de un tipo de orientación sexual poco hegemónica para definir una orientación sexual aún menos hegemónica. Tomemos como ejemplo la homosexualidad.

Sea coincidencia o no, la homosexualidad también se fundamenta en una distinción entre dos sexos, como lo hace su contra puesto: la heterosexualidad. Tanto unos como otros dividen a la sociedad en sexos para determinar cuál es el que es potencialmente atrayente.

Las personas pansexuales, sin embargo, no tienen en cuenta la variable "sexo", o al menos así lo sienten al atender a los criterios por los que se sienten atraídas por una u otra persona. Eso significa que, aunque una mujer pansexual puede encontrar atrayente a otra mujer, no pueden describirse sus preferencias colocándola en una escala con los extremos “mayor tendencia hacia la heterosexualidad” o “mayor tendencia hacia la homosexualidad”, porque rechaza la distinción entre hombre y mujer que da sentido a esa herramienta de medición.

Encontrarás entonces, que esta orientación sexual difícilmente podrá tener alguna especia de parámetros para medir su tendencia. Ellos no entienden de género.

Datos curiosos:
-También es llamada trisexualidad u omnisexualidad.
-Hay personas que se definen como pansexuales por el simple hecho de que pueden sentirse atraídas a nivel amoroso por individuos de un tipo o género. Y es que en ese caso lo que valoran es su forma de ser, el carisma que tengan o la belleza interior que posean.
De MB
@LidRogue

1 comentario: