miércoles, 7 de diciembre de 2016

Aida Rojas: De InCover Magazine a Belle Poupée

Actualidad
Aida Rojas: De InCover Magazine a Belle Poupée
Conociendo la belleza a través de tus ojos

Estaba viendo fotos de las que te recomienda Instagram, en base a mis intereses. Siempre doy Like a fotos monocromáticas, y quien me conoce sabe que ese es mi gusto y debilidad. En medio de tantas imágenes que veo, encontré una secuencia de editoriales de maquillaje con una estética sencilla, minimalista… sumamente sobria. De la curiosidad fui a dar a su muro. Creo que duré al menos una hora viendo sus publicaciones, para descubrir su trabajo como editora de belleza en la revista InCover Magazine; además que tiene su propia firma, Belle Poupée, en asociación con una amiga, que ofrece servicios de belleza, y la ha hecho viajar aún más.


¿Cuál fue mi sorpresa cuando iniciamos la entrevista? Que detrás de toda esa personalidad radiante y súper activa que tiene, hay una mujer sencilla y hogareña, que a medida que la vas conociendo te sorprende con una impresionante trayectoria en el medio. Y aunque su preparación académica pudo haber sido un poco accidentada, finalmente le dio las precisas herramientas para encarar el mundo de la belleza, un ambiente sumamente exigente, en el que, para poder tener éxito, no solo debes ser excelente, sino que también debes exudar pasión. Algo que puede costarle caro a las mujeres, al dedicarte tanto a la vida profesional.

¿Qué me gustó de Aida? Su felicidad. Es una mujer empoderada que vive a su ritmo, que solo detiene para dedicar tiempo a sus seres amados. Ahora que tiene 34 años, y se perfila como toda una empresaria en el mundo de la belleza. Más aun, me permitió conocerla y echar mano de su biografía.


Nací y crecí
Nació el 15 de julio de 1982, en Madrid, España. He de admitir, que encantó su confesión de cómo creció, porque me recordó la mía, y que ahora está dónde está, me inspiró mucho. Me dijo que sus padres siempre la animaron a buscar algo en lo que fuera feliz. “Si algo me marcó fue una frase que me dijeron: ‘Haz lo que más te guste y ahí, se la mejor’".

Siempre estuvo en ella el deseo de entrar en el mundo de la moda, “Desde bien pequeña en lugar de consumir otro tipo de prensa, recuerdo comprarme Vogue o revistas similares. Ahora tengo una gran colección de revistas de los 90” –Esto me hizo morir de envidia, porque yo empecé la mía en 2005-.

Como muchos profesionales, la academia está primero. Al terminar la preparatoria, realizó un curso de maquillaje. Su poco conocimiento en el área, la hizo enfocarse más hacia el mundo del cine. Fue cuando entró en la ECAM, una renombrada escuela de cine, donde tuvo el privilegio de aprender mucho sombre este ámbito, gracias a profesores como Mendez Leite o Ricardo Darín. Y claro está, también aprendió de su área con un gran maquillador: Carlos Paradela.
La voz de la razón nunca falta en la vida de nadie, la mayoría de las veces está representada para muchos en la figura materna. Tal es el caso de Aida, cuando su madre le aconsejó que también aprendiera peluquería, algo que en el momento “no me hacía mucha ilusión”, me confesó. “Más bien lo hice obligada por mi mamá, pero debo agradecerle tanto que me insistiera… Desde mi punto de vista es imprescindible tener conocimientos de ambas cosas”.


Al terminar el curso, trabajó en un salón de belleza como peluquera, mientras terminaba los estudios en ECAM. Y como nos ocurre a muchos, una amiga hizo que la llamaran para trabajar en un programa de televisión -El rival más débil, era emitido en Televisión Española-, así dio comienzo su trayectoria en este medio, al pasar por todos los canales principales de España. Grandes producciones contaron con su aporte, como Amar en tiempos revueltos o El comisario. Tras una década laborando, pasó a ser jefa de equipo de algunos proyectos, como la serie Rabia. Este cargo la llevó a dirigir incluso dos unidades de rodaje a la vez, en diferentes comunidades. Algo que confesó fue muy agotador, y también, muy satisfactorio.

Llegó un punto en el que pensé que me apetecía un cambio. Trabajar en ficción es bastante duro, cada vez se trabajaba en peores condiciones, y en pocas ocasiones te puedes recrear en un maquillaje de belleza, siempre es crear personajes y recrear su día a día”. Por suerte, el cambio vino cuando la llamaron para hacer teatro, que nunca antes había hecho. Todo un reto, al comenzar como Jefa Caracterizadora, para el musical de Hair. Después hizo Grease, ambos en la misma Gran Vía de Madrid. “Me maravilló recrear los años 70´y los 50´respectivamente. Fue una etapa que recuerdo con mucho cariño. Me gustó mucho el trabajo y la sensación de equipo que se tiene, el concepto es que entre todos se consigue la función, es un éxito muy coral”.

Coqueteando con la moda
Ella dice que por aquel entonces, comenzó a coquetear con la moda. Aquí es donde entra la influencia de su amigo y estilista, Arturo Argüelles, quien la llevó a trabajar en los inicios de InCover Magazine, revista en la que él es Director de Moda, y ella es de Belleza. “Desde entonces he continuado trabajando en moda y publicidad hasta el día de hoy, siempre creciendo y con la misma pasión que en mis inicios”.

Aun así, el año pasado fue invitada a participar en la recreación de la película Santa Teresa de Jesús, con Jorge Dorado como director, “…y me encantó, por supuesto, volver al mundo de la ficción audiovisual”.

Belle Poupée

Alternativamente, mientras realiza toda esa trayectoria, se embarcó en un proyecto al que llama “su hijo”, que muchos conocen como Belle Poupée, una empresa de servicios de belleza en la que funge como co-fundadora de la mano de su amiga, Mar Banda, a quien describe como “mi gran apoyo”. Mar también es maquilladora y llevan 4 -2012- años trabajando juntas, en esta iniciativa que no ha dejado de crecer desde el día que iniciaron con mucha ilusión. “Me encanta pensar en nuevos retos para la empresa y ponerlos en marcha, ahora, en breve una tienda online”. Hasta la fecha, uno de los trabajos más destacados que han tenido, fue para Spot de Bwin, con el Real Madrid en 2012; ocasión de la cual recuerda un divertido compartir con Sergio Ramos, “me hizo unos pases y estuvimos jugando unos minutillos con el balón, era muy simpático y divertido”.



CONFESIÓN
Respecto a experiencias laborales que me hayan gustado, creo que marcaría maquillar al guitarrista de Queen, Brian May. Vivir junto a monjas un mes en un Monasterio para realizar un rodaje, aprenderme las coreografías de Grease de tantas funciones que hice, y sobre todo llevarme todas las amistades que me hasta ahora tengo.
Al final tenemos un trabajo muy nómada y eso me encanta, conozco mucha gente y de ellos muchos se convierten en amigos.



Por LB
@LidROgue

jueves, 1 de diciembre de 2016

Twenty One Pilots: El encuentro universal de la música

Actualidad
Twenty One Pilots: El encuentro universal de la música
02 de diciembre de 2016


Estas distraída y de repente suena un repique de batería muy peculiar... Tu oído se pone atento y se absorta en lo demás... Una voz comienza, y ya tu atención está puesta en todo ese conjunto de sonidos. Se trata de Ride, que está sonando... De Twenty One Pilots... ¿Cómo lo sabes? Porque cuando algo te gusta demás, pues quieres empaparte de todo sonido que se repite en tu cabeza...


¿Qué puedo decirles sobre esta banda que no puedan investigar con un navegador?... Jóvenes, originarios de Ohio, USA.. Este par es una banda que paso de ser un cuarteto, a un excelente duo. Son: Tyler Joseph -vocalista,tecladista y bajista-, y Josh Dun -baterista-. Consiguieron, a través de interesantes mezclas de pop, rock, funk, punk y hasta rap;  líricas que trascienden los confines mas profundos de los seres humanos. Frustracion, decepción, miedos amor,esperanza, fe, en simple y cotidianos momentos de la vida, es lo que te transmiten en cada nota musical.

Hace poco en la entrega de los American Music Awards, fueron nominados y ganadores de dos premios al mejor artista rock alternativo y mejor grupo o dúo pop rock, aparte de haber dado una presentación esquizofrénica, de la mano de un popurri de sus éxitos mas recientes. Estos chicos se han ganado una respetable y humilde calada al éxito en todo lo que hacen, y si algo me ha impulsado a escribir sobre la música y algunas bandas en particular, no ha sido solamente por el hecho de que sean un buen sonido, sino porque representan originalidad en bruto, actitud, empatia con su publico, en fin... Un punto de encuentro universal.


No queda mas que recomendarles mis canciones favoritas de estos chicos como la antes mencionada Ride, Heathens, Lane Boy, Stressed Out, Fairy Local, Tears in my Heart,Car Radio y House of Gold.


Los colores que identifican TOP en sus outfits rojo blanco y negro al igual que su más reciente álbum Blurryface.





Por JB
@julymaybr


miércoles, 16 de noviembre de 2016

The XX y Dior

ACTUALIDAD

The XX y Dior
Oliver Sims, la nueva imagen de Dior Homme
16 de noviembre de 2016

Hace ya unos 3 años, una recomendación de un programa de radio de mis favoritos, puso al aire una canción llamada VCR de una banda inglesa que se hacían llamar: The XX. Al fluir la canción por mis oídos, mi cerebro y mi corazón se conectaron en un click, y es entonces cuando te enamoras de esa canción, se activa tu instinto de Sherlock Holmes, y empieza la búsqueda de toda información de esta banda indie pop, que cautivó mis sentidos.

Canciones como Crystalised, Island, Infinity, entre otras, me colmaron de satisfacción con el descubrimiento de su primer álbum homónimo. Pasaron los años y su segundo álbum Coexist volvió, y cubrió mis expectativas con canciones como Angel, Chained, Fiction y Sunset.

Hablar de esta banda no es solo hablar de buena música, porque representan el minimalismo en sus ritmos y en sus outfits, que presentan como parte de la estética de sus vídeos, esto es algo que pocas bandas logran con una dosis de excentricidad... Ellos han calado fuertemente con una simplicidad y sutileza a través de los charts y el mundo fashionista, tal y como uno de sus integrantes, el bajista y vocalista, Oliver Sims, quien ha incursionado en el mundo de la moda como imagen para la campaña de primavera-verano 2016 Dior Homme, sin mencionar la mente maestra de la banda, que nos es nada más y nada menos que Jaime Smith, mejor conocido como Jamie XX, quien toca, produce y compone para su banda y colabora con otros artistas.

Y por último, pero no menos importante, está la representación femenina de este trio inglés Romie Madley, guitarrista y vocalista de la banda, que como mencione anteriormente, le coloca esa sutileza indie andrógina que solo ella, en conjunto con los chicos, pueden afianzar.

Les dejo la premura de activar ese instinto de búsqueda con bandas que nos estimulan los sentidos, y la noticia que ésta, en particular, tiene mucho que ofrecer: próximamente nuevo álbum y su nuevo single "on hold".


Recomendación: ¡Disfruta la aventura de la música!










Por: JB
@julymaybr

martes, 8 de noviembre de 2016

Playlist para ellas

Actualidad
Energía para ella
08 de noviembre de 2016



Si hay algo que me llena de buena vibra y alegra el corazón, es la música, y como mujer a veces necesito impulsar mi día con ritmo y líricas, que me afloren toda esa actitud ganadora que necesitamos todos.

Hay quienes dicen que somos el sexo débil. Quizás porque estamos más vulnerables a algunas situaciones, o expresamos con mayor facilidad nuestros sentimientos. Pero si algo hemos demostrado a atrás de la historia, es que cada día tenemos más influencia y protagonismo en el mundo.

Es por ello, chicas, que les dejo esta lista de canciones que me demuestran que el "girl power" no es solo una frase, ¡es toda una actitud!

Así que sal a la calle, y súbele volumen a la música, que te aseguro que el mundo se rendirá a tus pies.













Por JB
@julymayb


lunes, 31 de octubre de 2016

Matías Toro. Sangrismo y movimiento

The Artist
Matías Toro
Sangrismo y movimiento
Caracas, 31 de noviembre de 2016


Nunca he sabido de un artista que acepte clasificar su trabajo. Empezando por todos los realistas del siglo pasado, hasta los más modernos defensores del arte abstracto. Actualmente conozco un movimiento emergente en Venezuela que tiene representantes “jóvenes” -empiezan a negar que lo sean-, que crean imágenes de carácter fuerte, porque te pican los sentidos para hacerte voltear a verlo otra vez, después del primer vistazo. Es el sangrismo. Lo resaltante de ellos es que sí aceptan lo que son, y aun así, les preguntas qué son, quiénes son y por qué, y las respuestas serán: sigo experimentando. Eso es lo hermoso del ahora, del momento, del presente: estás “haciendo”. Y en el caso de ciertos artistas plásticos, ellos están creando sus propios paradigmas, como el perfil del que hoy se nos antoja hablar: Matías Toro.



Desde hace un año

Como todo en nuestros días, la primera impresión suele venir gracias a una foto en Instagram. En mi caso, fue uno de esos domingos en los que no sabes qué hacer y terminas viendo el perfil de alguna amiga de la universidad, a la que hace tiempo no ves. Bueno, gracias a una persona tan peculiar -de quien protegeré el nombre-, fui a dar con el perfil de un grupo de chicos que de forma independiente se expresan en lienzos, cada uno con su personalidad, pero siguiendo un lineamiento estético un tanto constante.

Hablando en serio, la primera vez que me interesó todo este asunto, fue cuando los vi realizar un retrato en conjunto, eran Flores Solano y Eduardo Bol Pereira en el Museo de Bellas Artes. Allí dije: “Wao. Ellos saben lo que hacen”. Con el tiempo me fui volviendo adicta a sus imágenes “a flor de piel” y un tanto figurativas, de retratos en diversas formas y colores. De todos ellos, hubo uno que me recordaba las fotografías en movimiento que ahora algunos publican en sus perfiles, y dije: “¡Ya! Ese rostro está en movimiento”. Lo siguiente que me gustó fue cómo jugaba con los colores, que entre estructura y desorden dejan entre ver la tonalidad de la piel, las sombras y destellos de luz y, finalmente, el gesto facial del modelo. Es que incluso sus obras en blanco y negro tienen una belleza en la que impera la sobriedad, pero te captura su movimiento -una impresión fuerte, de hecho-, lo cual, él admite que es su esencia.

Una cosa lleva a la otra, y un día dije: “Tengo que hablarle a otros sobre esto”. Por ello, estás líneas son para contarles escasamente sobre la personalidad detrás de la obra, alguien que no quiere etiquetas, a quien le preguntas: “Defínete en tres palabras” y te responderá esquivo: “No quiero definirme”.






Pisando los 30’s

Matías Toro nació en septiembre de 1987, en la ciudad de Caracas. Hijo de artistas, admite que viene de una escuela estética desde el hogar. Su papá, Elías Toro, es arquitecto, por lo que su hermano mayor, también Elías, como el padre, terminó aprendiendo la misma profesión. Mientras que su madre, Milagros Pino, es cheff, y él la define como “artista culinaria”, “en todo hay belleza” argumenta.


Como todo ser humano, que no está exento de la “real necesidad”, Toro es diseñador gráfico de profesión, con estudios en la escuela de diseño y comunicación visual Prodiseño, que antes estaba ubicado en La Florida, y ahora está en la urbanización El Dorado, Altamira. “Yo fui la última generación que estudió en La Florida” dice entre risas, como si fuera un fenómeno de los setenta. Al graduarse en 2012 comenzó a trabajar en la agencia de publicidad La oveja negra, en la que estuvo hasta hace poco, cuando empezó a dedicarse al arte de lleno. Actualmente ya ha cumplido dos años consagrados a la expresión plástica.




¿Café o té?

En fin, un día dije, hagamos el contacto. Tomé el Instagram y le envié un mensaje privado invitándole a una cita para entrevistarlo, para que este a su vez me enviara su contacto. No pasó ni una hora, cuando él mismo respondió amablemente que sí, mandando su número. Seguimos el enlace vía WhatsApp con las preguntas clásicas: “¿Qué horario dispones para vernos un día?” Me respondió: “Cuando tu dispongas”. Allí estuvo el problema. Mi itinerario sí es un poco apretado, pero siempre estoy dispuesta a ajustarme a las necesidades del entrevistado. Así que, cuando su respuesta fue esa, empezó mi dilema. Si hubiera dicho: Mañana a esta hora, esto habría sido más rápido.

Luego de dos semanas de respuestas largas entres los dos –lo hacíamos con día de por medio, tanto él como yo-, le dije: “Este primer fin de semana de octubre en la tarde, nos tenemos que ver”. Él dijo: “Vale”. Eso fue el lunes. Para el viernes le hice otro llamado para que recordáramos la cita. Y el sábado, faltando una hora para la cita, me escribió.

¡Odio los sábados! Tomé el riesgo de decirle que estaba cerca, esperando que no dispusiera de nuestra cita, y corrí lo más que pude por Caracas, para llegar a la plaza de Los Palos Grandes a las 5p.m.

Lo más vergonzoso para mí, fue cuando me llamó, le dije que iba en camino, y me dijo: “¿Qué? ¿Vienes de Colombia?”. Allí dije: “Ya está predispuesto”. Literal corría hacia la plaza cuando lo llamé para decir que estaba cerca, a lo que me gritó en la llamada: “Estoy junto al ruido”, cosa que casi no entendí por obvia razón.

Ascendí hacia el café de la plaza, lo más alto del lugar, de dónde provenía el ruido. No me acordaba de su rostro, pero sí de su cabello desordenado. Un muchacho estaba apoyado en la baranda más alta, de frente a mí, viendo en mi dirección, y lo distinguí. ¿Sabes? Ese prototipo de artista vestido con una camisa de puños y cuello abiertos, abundante barba y postura “relajada”, en esa forma de: tengo buen gusto, pero no es importante eso.

Lo alcancé y en medio del ruido me dijo: “¿Qué quieres hacer?”, le sugerí que fuéramos a un lugar más tranquilo, y eso hicimos. Camino a un café unas cuadras más arriba, me reclamó el retraso -tenía toda la razón, pero nunca le dije la verdad, no me perdonaría-; también que los músicos en la plaza se estaban “mal tripeando” lo que orquestaban, y luego entre risas, continuó la conversación con todo lo que le pasó mientras me esperó. Me reí y me relajé. Bueno, al menos no está tan molesto.

Su tranquilidad desde el principio me decía algo como: Vale, este encuentro será lo que será, y ya. Lo siguiente fue conseguir que algún café de Altamira estuviera “tranquilo” ese día, para poder grabar audio. Pero finalmente lo hallamos. Nos sentamos y empecé a ver cómo reaccionaba.

De entrada me costó organizar mis ideas, porque aunque me gustan mucho sus obras, no tuve tiempo para leer nada sobre él, pese a que sí había encontrado una publicación en el portal del Universal, realizada por José Miguel del Pozo, sobre su primer proyecto artístico: Movimiento/Transformación, que estuvo expuesto en la Librería Lugar Común de Altamira en 2015.

Pero a medida que nos íbamos conociendo, fluyó la conversación y los temas. Tal es así, que en el calor de la conversación sobre dogmas y religión, pregunté: “¿Qué piensas sobre el bien y el mal?”, a lo que explotó en risas diciendo: “¿Y eso qué tiene que ver con mi trabajo?”. Me reí y le puse un reto: “Defínete en tres palabras”. Su respuesta fue siempre demasiado esquiva. Primero: “No Quiero Definirme”, para finalizar: “¿Por qué definirme?”.

Puedo decir que su personalidad es enérgica, tal vez por ello su afinidad por el movimiento, el cual se manifiesta en sus retratos. Siempre te sostiene la mirada con cada palabra que dice, lógica y precisa. Claro, que hubo momentos en que no supo qué estaba hilando, por lo que cambiábamos de temas. Incluso, hubo instantes en los que me preguntaba cosas sobre mi profesión y dónde trabajaba -al parecer, no se lo dejé muy claro-. Además, cuando hablamos sobre creencias, casi discutimos, porque se atrevió a cuestionar mi posición. Lo típico de cuando te enfrentas a un agnóstico: ¿Y qué tal si esto no fuera así…? Claro, sin querer caer en estereotipos.

Una de las cosas más lógicas que dijo en medio de tantos temas que discutimos, es que él piensa que la religión le ha quitado al hombre la libertad de crearse interrogantes sobre: ¿Cuál es mi propósito?, porque te da respuestas irrefutables sobre el motivo de la existencia. “Entonces te quita ese deseo de querer saber más sobre esto que somos, al proponerte una respuesta que no puedes cuestionar”, dice Matías para explicar su posición ante la religión. Sí, es agnóstico. 



El caos de la coherencia

Jamás creí que podría encontrar algo que realmente considerara un poco caótico en su forma de interpretar el mundo y su contexto. El dilema de toda esta entrevista es que se me ocurrió que con mi experiencia entrevistando a otros, podría sencillamente llegar y hacer las típicas preguntas que hago para definir la personalidad del perfil a investigar. Pero no fue así. Tratar de encasillar a Matías con las típicas preguntas, generó otras, que en lugar de ayudarme a darle forma, sencillamente te hacían querer cuestionarlo más sobre cómo piensa, hasta de los temas más triviales. ¿Qué ocurrió? Las líneas que están aquí abajo, te ayudaran a conocerlo, pero también es posible que te dejen con la confusión de un caos de ideas, que para él son simples para “su verdad”.

En la mesa, él pidió un café y yo un té negro. Y cuando todo fluía, comenzaron las preguntas:


- ¿Qué es el arte para Matías?

La capacidad para generar el accidente y a la vez tener la técnica para plasmar la imagen.


- ¿Cómo fue la influencia de tu familia en tu trabajo? ¿Cuál es el valor más relevante que crees te hayan dejado?

Hay una frase que lo resume, que siento es la base de lo que ellos me enseñaron: “La sabiduría no es acumulación de conocimiento, sino sensibilidad a lo verdadero”. Tu capacidad de saber qué cosas son verdad y qué no.


- ¿Qué sientes que te haya dejado tu experiencia como diseñador gráfico?

Conocimiento de cómo funciona el arte, o mejor dicho, la generación de imágenes desde un punto de vista funcional que es la publicidad. Ver de verdad cómo son los ritmos de trabajo, desde que te cae un brief, que es lo que te dice el cliente, hasta el resultado, cómo son esos procesos que, en general, son estandarizados en la publicidad.

Es como estudiar la disciplina. Estudiar diseño gráfico te da estructura y oficio que después puedes llevar a buscar cosas más personales.


- No conozco artista o diseñador gráfico que pueda organizarse entre tánta explosión creativa…

Pero ya yo conozco el secreto de la vida, se llama: Google Calendar. Y lo conocí hace poco. Creo que de verdad me va a ayudar. Siento que hasta quizás me va a quitar los poderes artísticos. (Risas)


- ¿Cómo descubres las artes pláticas y la estructura con la que hoy te armas para expresarte?
La estructura es nueva. Es de hace un año exactamente, cuando empecé a pintar. Antes dibujaba, claro. Pero todo era muy suelto. Una vez expuse en el 2012, con algo que no tiene nada que ver con lo que estoy haciendo ahorita. Y si me pidieran explicar cómo descubrí las artes plásticas como expresión para mí, es algo así como que me pregunten cuándo empecé a hablar.

Yo empecé a dibujar desde el colegio, en las horas libres, o en las que no (risas). Siempre estaba dibujando. Y también me interesaba mucho la música. Todas las cosas creativas siempre me han interesado mucho. Toco guitarra también, pero soy muy malo. Ahí sí, la falta de orden y disciplina son como mi tope. Bueno, al menos para mí.

Pero sí, no hay un momento en el que eso empieza. Es decir, el punto cero del asunto. Estoy dibujando de la misma manera en que me enfrento a eso. Así como lo hacía de niño para divertirme, es una forma de expresarme. Solo que uno va adquiriendo más destreza, más conocimientos y más experiencia y de repente te empiezan a tomar en serio. Ya el dibujo que hiciste en el cuaderno, quizás un día lo hacen en un lienzo y ya no es un dibujito de un hobby, sino que a alguien le parece interesante y te lo quieren comprar. Pero eso lo explica. La aproximación es que uno se quiere recrear, creando algo.

- ¿Qué te inspira?

El mismo hacer. El hacer las cosas es el mismo fruto de lo que haces. Y no te voy a negar que todo artista es una respuesta a todos los que le precedieron. Es una acumulación de todo el conocimiento humano que hay con respecto a la pintura y todo lo que le llamó la atención, fue capturando, agarrando una cosa de otro personaje y aportando sus propias pulsiones internas para construir algo que termina siendo más o menos propio, pero también tiene mucho que ver con los otros artistas.

Me inspira mucho el arte, porque tiene eso que uno lo ve y te inspira a moverte. “El arte te mueve”. Esa es una de las cosas más importantes. Es como un virus, una infección, ¿sabes? Tú haces algo y luego lo va a ver alguien que le va a dar ganas de hacer algo parecido. Y así se va propagando ese efecto como un dominó.

- ¿Entonces no te inspiran otros artistas?

El mismo hacer y otros artistas. Sí, ambos. No estoy negando una cosa, estoy añadiendo más a la idea. Pero podrían ser Francis Bacon. Que, de hecho, siempre me dicen: “Pero eso es Bacon”, como una crítica, no sé.

- ¿Cómo crea Matías todo? ¿Cómo parte y cómo finaliza?

La mayoría asume un mensaje, algo que quiere transmitir. Yo comienzo de forma distinta. El instrumento insinúa algo, que luego plasmo en el plano.

De lo que este instrumento me muestra, se produce una línea con la que él juega. Asimismo, el concepto no tiene una jerarquía. Te podría decir que el arte contemporáneo es la muerte de la estética, que es lo sensible, lo visible, lo que te dan los sentidos ya no tiene sentido. Entonces lo que importa es el concepto. Significado y significante. Dualidad básica. Algo que técnicamente se libera en el siglo XXI porque el artista ya no tiene que responder a ningún mensaje.

Esta es la posición con la que yo me paro frente al arte, mi manera de proceder es: si hay una relación entre el significado y el significante, entonces desde el significante, yo puedo ir al significado y desde el significado, yo puedo ir al significante también. El mismo significante me habló de un significado. Yo no niego el significado, pero ahora yo mantengo un feedback entre los dos. Van los dos de la mano.

- ¿Cómo identificas el sangrismo?

El sangrismo es como una persona. Cuando nace le pones un nombre pero esa persona aún no se ha desarrollado. En principio, para mi significa un grupo de personas que compartimos nociones sobre el arte, en el uso de la intuición y la irracionalidad como instrumentos que guían el proceso creativo. Aún está en pañales. Espero que crezca y podamos, sobre todo, hacer obras colectivas.




Sin límites

Si hay algo que puedo decir de Matías, es que apenas está comenzando. Para la fecha de nuestro primer encuentro, fue la apertura de una exposición del sangrismo en la Universidad Simón Bolívar. Sí, allá, en lo más recóndito de Caracas. Pero fue un encuentro al que debías asistir porque reunió a sus cuatro exponentes y, en esa oportunidad, pudieron realizar un trabajo colectivo. El cual es un cuadro que disfrutarán ver los seguidores de esta corriente, al poner de manifiesto la unión de estos artistas. 

Además, podrás apreciar las 15 piezas que Matías presentó, junto a Ana, Flores y Eduardo, para hacer un total de 60 obras, bajo la curaduría del Lic. Tiasto Roma, y que estará abierta hasta los primeros días de diciembre -entrada libre-.

Para cuando culmina nuestro encuentro, Matías quedó seleccionado para participar en una presentación en Slide Luck, a celebrarse el día 17 de noviembre, a las 5:30 p.m., en el Centro de Arte Los Galpones. ¡Tienes que verle!


Para conocer más sobre su trabajo síguelo en: @toromat / @toroloquio
Slide Luck: @slideluckcaracas


Por: MB
@LidROgue



miércoles, 28 de septiembre de 2016

Elie Saab fall winter 2016-17

FASHION NEWS
Elie Saab y su mágica, pero férrea colección para otoño invierno de este año
28 de septiembre de 2016


Galiano tenía sus esmerados patrones excéntricos, Dior la suntuosidad de sus corolas, Chanel la sobriedad a juego con las texturas, Yves Saint Laurent su sencillez avant-garde, y muchos más han tenido su sello distintivo en sus firmas. No importa cuantos años pasen, cuando veas una chaqueta tweet sabes que es de Coco, al vislumbrar en la distancia una minifalda sabes que allí está Saint Laurent, o una cintura fina como una abeja acompañada de una inmensa crinolina, piensas en Dior. ¿Qué te viene a la cabeza cuando ves pederías y transparencias? Siempre será la misma respuesta: Elie Saab.

¿Qué mejor forma de dar con la debilidad de las mujeres, haciéndolas caer como moscas a la miel, que incorporando brillantes a hermosas piezas que celebran la figura femenina con transparencias que se ahdieren a la piel? Ese es Saab, el diseñador que nos hace pensar en la bella durmiente con su vestido de mangas largas, hombros caídos y refulgente tela… que cambiaba de color a causa de los caprichos de sus hadas. Tengo que confesar que, de hecho, cuando veo como este diseñador juega con los colores en sus colecciones, siento que me sorprenderá con una explosión en la que al menos un vestido cambiaría de colores mientras la modelo recorre la pasarela. Sencillamente mágico.






Difícilmente uso un calificativo que suele emplearse en la lírica o prosa figurativa, pero este diseñador es digno de recibirla porque sus colecciones se hacen esperar para transportarnos a cuentos de ensueño.
 

Su colección otoño invierno de 2017, pone en escena la reinvención de la mujer de los 50’s que llevaba una figura muy entallada en la cintura, con faldas midi, peinados ondulados y labios carmesí. Hay un juego de texturas que resalta con el empleo de la gamuza. Además, te presenta a una mujer glamorosa con capas largas, escote de vértigo en V con gruesas gargantillas. Sublime en todo el sentido de la palabra.




¿Paleta de color? Como siempre, los infaltables neutros a los que él es fiel: nude y negro, con intensos rojos y una libre gama de azules, que van desde azules hasta profundos marinos. Mientras que el contrate lo dan el morado y dorado, ambos a juegos en algunas prendas o vestidos.

Sencillamente: Mágico y férreo de carácter por su selección de color para enfrentar el frío con mucho glamour.








Por: MB
@LidROgue