miércoles, 16 de octubre de 2013

2.55 Chanel

Fashion History
2.55 Chanel
La pieza más transgresora y femenina de todos los siglos, de la mano de Coco

Hablar de estilo y personalidad implica muchas cosas, el buen gusto para algunos es adquirido, mientras que para otros siempre formo parte de su instinto; impulsos a la hora de escoger o seleccionar piezas que permiten sobre salir dentro de la afluencia. Y ese es el caso de nuestra protagonista, Gabrielle Coco Chanel; la única y original que transformo el elaborado merengue de la Belle Époque en la elegancia sobria de los años veintes.

Hoy tenemos la pieza que desde 2005 viene siendo tendencia, al ser llevada a toda hora, lugar u ocasión por las celebridades y fashionistas, como Miroslava Duma, Caroline Sieber, Olivia Palermo, Lauren Conrad, Alex Chung, entre otras. Incluso ha sido tanto su reproducción que también podemos verlo fotografiado por blogueras en un street style más fácil de adquirir. Sí, hablamos del clásico 2.55 de Chanel que dé un tiempo para acá se ha convertido en un Must-Have del guardarropa de cualquier aficionada a la moda.



  
En cuanto a gusto tenemos que resaltar que su carácter transgresor se ve abrazado por unas líneas femeninas que nos derrite el corazón con una sola mirada, debido al cuero acolchonado con correas de cadenas entrelazadas al cuero que contrastan y se complementan de forma perfecta para impedir ser olvidado.

Antecedentes
Hablando de historia estamos en la obligación de impartir sus antecedentes. Se remonta a la década de 1920, cuando Coco Chanel se cansó de tener que llevar sus bolsos en brazos y decidió diseñar un bolso de mano que liberara las manos. Inspirado por las correas de las bolsas de los soldados, añadió tirantes finos de cuero y se presentó el diseño resultante en el mercado en 1929.

Después de su exitoso regreso a la industria de la moda en 1954, Chanel decidió actualizar su bolso, para la mujer moderna. Entonces el diseño se denominó 2.55 después de la fecha de la creación, en febrero de 1955.

Rasgos únicos
La bolsa tiene una serie de características que definen su personalidad, como el color Borgoña del revestimiento que representa el color de los uniformes en el convento donde se crió Coco. Otro rasgo particular es el compartimento con cremallera en el interior de la tapa frontal; donde dicen, allí era donde Chanel almacenaba sus cartas de amor en su bolsa original. Además la parte trasera tiene una solapa exterior para el almacenamiento de dinero.

Chanel reconociendo que las mujeres modernas necesitaba tener las manos libres mientras asistían a funciones sociales, incorporando al diseño una correa de cadena doble al hombro, algo común en los productos de bajo costo y poco frecuente en los círculos de lujo del momento. Las cadenas se unen a la correa de cuero a través de un hilo insertado en los ojales. Al modo en que los cuidadores del convento donde se crió, tenían colgando las llaves en la cintura, del mismo tipo de cadenas que el 2.55 emplea para llevar en el hombro.

La bolsa vino originalmente con una cerradura delantera llamada “la señorita Lock” -en referencia al deseo de Coco Chanel de nunca casarse-. Desde la década de 1980, las nuevas versiones son suministradas con un bloqueo en la forma de un logotipo doble CC, que son los que vemos en la actualidad.

Por otro lado, dicen que el acolchado del cuero toma como inspiración las vidrieras de la abadía de Aubazine, así como también los cojines en el piso de Chanel París.

Evolución y Renovaciones
Desde su introducción, se han producido diversas variaciones del diseño original, incluyendo las distintas combinaciones de cuero, tela, metal y correas de cuero entrelazadas, además de la cerradura, Mademoiselle vs CC de enclavamiento.


Chanel lanzó una copia exacta del original del 2.55 en febrero de 2005, en conmemoración del 50 º aniversario de la creación del original. Aunque el nombre "Reedición de 2.55", sólo debe aplicarse a los bolsos conmemorativos, ahora comúnmente usado como un nombre para todos los bolsos que se asemejan a los originales.

Fabricación
Una pequeña ciudad de 3.000 habitantes, a 70 kilómetros del norte de París, es el lugar escogido por la maison para realizar uno de sus más preciados iconos. Tras una fachada de cristal y metal, se esconde un taller donde se llevan a cabo todos los procesos por los que pasa el 2.55, desde la selección de las mejores pieles hasta el embalaje final. Un espacio donde unas 350 personas convierten en realidad los modelos ideados por Karl Lagerfeld.

Chanel realiza una media de siete colecciones por año, cada una de las cuales cuenta con unas treinta variaciones del clásico modelo ideado por la genial creadora. Las pieles se van dividiendo según sus colores, mientras que las de color negro se conservan aparte. Hacen falta varios años de aprendizaje para ser capaz de crear uno de los míticos modelos.

Al abrigo de miradas indiscretas se encuentra uno de los espacios más resguardados, La Sala Secreta, donde se crean los prototipos de próximas temporadas a partir de los croquis realizados por el kaiser. Estos prototipos son testados y sólo una treintena, de los 200 ó 300 dibujos, se fabrican finalmente. Cuentan que en esta famosa sala, las estanterías están repletas de bolsos, más de 3000 modelos, a modo de archivo.

Una vez que los modelos pasan el duro y crítico examen, ya pueden comenzar a producirse. Más de una decena son fabricados cada semana para responder a las demandas de las botiques de Chanel. Una auténtica locura.

Todos los bolsos son realizados a la inversa. Un secreto que perpetúa la tradición de Chanel. Pero, además, el doble bolsillo (una especie de bolso dentro de otro) es una de sus señas de identidad. El resultado final es valorado por un laboratorio de calidad. Se prueba su funcionalidad, los colores, la resistencia. Con maquinas especiales de alta tecnología, se simulan condiciones climáticas extremas para probar cada uno de los modelos. Por ejemplo, cada uno de los bolsos debe pasar 72 horas a una temperatura de 60 grados.



El proceso de embalaje es tan minucioso como el de la fabricación. El papel de seda para mantener la protección es indispensable. Pero, además, cada modelo tiene un embalaje adaptado a su forma. Y de ahí a las boutiques de Chanel de todo el mundo, donde hará realidad el sueño de millones de mujeres...

Mientras que su precio es de 1.500 € aproximadamente en adelante, dependiendo del tamaño, material, etc. En las oficinas de la Rue Cambon existen actualmente cerca de 3000 bolsos diferentes, toda una porción importante y exclusiva de la historia de Chanel. Alineados como trofeos, los distintos modelos sirven para inspirar a los equipos de diseño, así como para ayudarles a resolver cualquier problema que pudieran tener con la forma ideal de uno de ellos, o un detalle de una correa.

Una vez finalizada la producción, un equipo de artesanos y cortadores de cuero trabajo en más de 10 modelos distintos cada semana para satisfacer la demanda de las boutiques. Superado este control, se procede al embalaje, tan minucioso y característico como el de la fabricación y se envía a las boutiques de Chanel de todo el mundo.

Para hacer realidad nuestros sueños.


Fuentes: Pederson. Page 68. Jump up, Wallach. Page 158. Jump up to Kpriss. Jump up Fashion Office.org. Jump up Moss. Demarsellaabarcelonaupandlowcost.blogspot.com.

De: LB
@AandFLifestyleL


No hay comentarios:

Publicar un comentario