lunes, 5 de agosto de 2013

Tamara Lempick

The Artist

Tamara Lempick

¿Mujer o pintora icónica? Reina del Art Déco

Tamara de Lempicka había sido una pintora célebre en la Europa de los años treinta, al menos en los círculos de la nobleza declinante y de la burguesía rica, que disputaban para ser retratados por ella, y, después, cayó en el olvido: con la Segunda Guerra Mundial su estrella artística empieza a declinar, hasta desaparecer, aunque intentase aún jugar con la abstracción, como lo hizo también con el surrealismo.

También se dice de ella: "Aristócrata, excéntrica, liberal, independiente, excesiva, exuberante, bisexual, diletante, fría, sofisticada, deslumbrante, narcisista, moderna, autoritaria, esnob, insolente, ingeniosa, hedonista, despiadada, elegante, voraz, imperiosa, cosmopolita, arrogante, depresiva, inteligente, exótica, perversa, divertida, femme fatale... Inimitable. La Greta Garbo del Art Déco”. Así era Tamara de Lempicka, una personalidad tan arrolladora que eclipsó a la artista.

Fue una pintora polaca que destacó por la belleza de sus retratos femeninos y desnudos, de pleno estilo art decó. Pinturas, turbadoras e inquietantes, resultan frías, casi metálicas. Así lo afirma Emmanuel Bréon, comisario de la exposición que me dedicaron en Vigo y director del Museo de los Años 30.


Vida
Nace el 16 de mayo de 1898 en la capital de Polonia, Varsovia; en el seno de una familia acaudalada, siendo desde pequeña una niña autoritaria y con carácter. Tamara de Lempicka se llamaba Tamara Gurwik-Gorska y llevaba ese nombre por un personaje de Lermontov. El pobre Lermontov, que había muerto en un duelo.


En 1910 pinta su primer trabajo, cuando su madre le pide a un pintor famoso que realice el retrato de su hija. Convencida de poderlo hacer mejor, Tamara pinta uno de su hermana Adrienne más parecido que el suyo, descubriendo así su vocación artística.
Un año después en una viaje que realiza con su abuela a Ita
lia descubre su pasión por el Renacimiento italiano (Miguel Ángel, Botticelli, Bellini, Pontormo, Antonello da Messina, entre otros)
En 1916 se casó en San Petersburgo con el abogado polaco Tadeusz Łempicki (1888-1951), con quien llevó una vida lujosa hasta que estalló la Revolución de octubre. Tadeusz resultó encarcelado, pero ella lo sacó de prisión y se trasladaron a Copenhague.

En 1923 se mudaron a París, donde nació su hija, Kizette. Tamara tomó clases de pintura con André Lhote. Más tarde Tamara expuso en varias galerías de París, ya en estilo art decó, como en la galería Colette Weill. En 1925 tuvo un lugar en la primera exposición art decó de París, donde se hizo un nombre como artista. Más tarde viajaría con su hija a Italia para observar de nuevo el arte italiano. En 1927, su cuadro Kizette en el balcón recibe el primer premio en la Exposición Internacional de Burdeos.



En 1929 se divorcia de Tadeusz y conoce al barón Raoul Kuffner de Diószegh (1886-1961), un coleccionista de su obra. Junto a él, viaja a Estados Unidos. Allí Tamara acepta casarse con el barón aunque no oculta su orientación bisexual. Se hace famosa entre la burguesía neoyorquina y expone en varias galerías estadounidenses y europeas. En 1933 viaja temporalmente a Chicago donde trabaja con Willem de Kooning y Georgia O'Keeffe. En 1938 se van a vivir a Beverly Hills.
 


En 1941 Kizette se va a vivir con su madre. En 1960, Tamara cambia de estilo, pasándose al abstraccionismo. En 1962, muere el barón.

El 18 de marzo de 1980, Tamara de Lempicka muere en Cuernavaca (México). Kizette, complaciendo el sueño de su madre, acompañada del escultor mexicano Víctor Manuel Contreras (heredero de gran cantidad de las obras de la pintora), subió a un helicóptero y arrojó las cenizas de Tamara en el cráter del volcán Popocatépetl.

Tamara de Lempicka recuerda en su autorretrato 1929 "Tamara en Bugatti verde", la trágica muerte de la bailarina estadounidense Isadora Duncan que murió estrangulada en 1927, cuando su largo chal se enreda en una de las ruedas posteriores de su Bugatti.


Estética Artística
Su producción se centra en retratos femeninos y en desnudos de ambos sexos. Siguiendo la tendencia de la pintura art decó, pintaba mujeres etéreas, con ropajes flotantes y dedos largos, si bien dan una impresión férrea y escultural por la pincelada pulida y los marcados contrastes de luces y sombras; son sus mejores ejemplos, junto con los desnudos. Sus influencias principales son Botticelli, Bronzino, el retrato manierista en general, y el Cubismo, pero sin llegar al arte abstracto. Curiosamente, Tamara empleaba este eclecticismo o fusión de estilos antiguos para representar temas actuales, donde las figuras visten ropajes y peinados de última moda.

Su estética ha atraído a estrellas del espectáculo como Barbra Streisand, Jack Nicholson y Madonna, de quienes se dice que coleccionaban sus pinturas. Madonna se inspiró en esta pintora para su video musical Vogue de 1990. También aparece un cuadro de Tamara en el de Open Your Heart, de la misma cantante. En 1990 Pablo Sodor estrena en Argentina TAMARA (The Living Movie) que recrea de una forma teatral nunca vista para entonces, la visita de la pintora a Il Vittoriale degli Italiani, casa del poeta Gabriele d’Annunzio.

"Yo vivo mi vida al margen de la sociedad, y las reglas de la clase media no son válidas para los marginados".







Fuente:

Web Side: sites.google.com/site/lamujerenelarte/tamara-de-lempicka, Rebelion.org y Wikipedia.
De: LB
@LidROgue

No hay comentarios:

Publicar un comentario